Rótulo

EHRLICH Y LA QUIMIOTERAPIA

La discusión acerca del '606' sigue viva y apasionada en el mundo científico, y sobre todo en Francia, cuyos médicos y experimentadores no se conforman con que haya sido Alemania la cuna del maravilloso remedio.

El profesor Mouneyrot ha publicado un artículo en un periódico parisién afirmando que el 'descubrimiento de Ehrlich no es más que un viejo descubrimiento francés, abandonado por inútil'. Esto ha producido en el laboratorio de Franfurt la indignación y revuelo que puede suponerse, y el maestro, a pesar de que piensa contestar en un trabajo científico a todos sus impugnadores, ha hecho interesantes declaraciones:

-Quien lea mi libro publicado en 1886, titulado Experimentalle und klinisches über Thallira, puede ya hacerse cargo del fundamento de mi labor experimental. La idea directriz es la siguiente: observé que en las células vivientes de nuestro organismo poseen una afinidad especial por determinadas sustancias químicas, afinidad o facultad de absorber estas sustancias variable en grado sumo. Nuestros parásitos, patógenos o no, poseen igualmente esta afinidad por otras sustancias: aquellas que se fijan en las células del organismo y producen una cierta acción pueden denominarse organotropas; las que no tienen acción mas que sobre los microbios los microbios se llaman parasitotropas; las del primer grupo son nocivas al organismo; las segundas resultan sólo perjudiciales para el parásito.

Guiado por estas ideas, llegó a demostrar que el azul de metileno es parasitotropo para el microbio de la malaria sin perjudicar al organismo en nada.

Hace una docena de años los fabricantes de colores alemanes y franceses, buscando nuevas sustancias colorantes hallaron un conjunto nuevo que se llamó atoxil, y que bajo un pequeño volumen contenía una gran cantidad de arsénico, que, como se sabe, es sustancia de gran poder parasitotrópico. Pero administrado en dosis curativas, revelaba al mismo tiempo una acción nociva para el organismo, y su aplicación en la terapéutica quedó abandonado.

Entonces, hace unos cinco años, fue cuando Ehrlich se resolvió a tomar el atoxil como punto de partida para hallar siempre basado en su teoría quimioterápica, una combinación arsenical orgánica que, conservando las propiedades parasitotrópicas del atoxil, no fuese nocivo para el organismo. A este efecto estudió atentamente la composición química del atoxil para poder variar su fórmula en el sentido de aprovechamiento terapéutico.

Su obra experimental fue ayudada por las circunstancias. En cinco años se sucedieron interesantes descubrimientos. Schaudin descubre el agente patógeno de la sífilis, el espirocheto pálido; Metchnikoff y Roux consiguen la inoculación experimental de la enfermedad en los animales y, por último, Wassermann, uno de los primeros discípulos de Ehrlich nos da el serodiagnóstico de la sífilis, hoy día universalmente adoptado para reconocer con certeza la presencia o la asusencia de lainfección.

Gracias a esta posibilidad de comprobar los efectos de los compuestos arsenicales orgánicos sobre los agentes patógenos del organismo animal, Ehrlich ha podido variar sucesivamente sus combinaciones clínicas y determinar su acción terapéutica en los animales previamente infectados de tal o cual enfermedad microbiana. Así consiguió el arsacetino, cuya nocividad u organotropia era ya cinco veces menor que la del atoxil, y que destruía como él los tripanosomas de la enfermedad del sueño y los espirochetos de la fiebre recurrente. Este nuevo compuesto no satisfizo a Ehrlich tanto desde el punto de vista de su inocuidad como de la intensidad de su acción sobre los microbios. Siguiendo los trabajos, descubre en el mismo año el arseno-fenilglucino, que fue aplicado con éxito tanto en la sífilis como en las demás enfermedades, y que fue, pudiéramos llamarle así, el que engendró el '606' y el 606 Hy' que hoy conoce el mundo científico.

Resulta, pues, innegable en esta rápida historia del '606, que la teoría que le dio origen se remonta más allá de un cuarto de siglo, siendo su primer hecho práctico la aplicación del azul de metileno en la malaria hace dieciocho años.

Ehrlich, también protesta indignado contra la afirmación, nada menos que del profesor Bouchard, de que es el '606' un  medicamento de composición desconocida, cuando no solamente su composición, sino su fórmula química, su dosis, y hasta los detalles e su preparación se han publicado en las revistas profesionales con la anuencia de su autor.

Ehrlich se defiende, y se defiende científicamente, como podía esperarse de su gran cultura y suficiencia en asuntos experimentales.

Para discutirse, y aún está en tela de juicio, el resultado final curativo del preparado arsenobemol; pero lo que no puede dudarse, lo que constituye un horizonte nuevo en la ciencia de curar, lo que marca hasta dónde alcanza la capacidad científica del sabio alemán, es la creación de la quimioterapia; nuevos derroteros, pletóricos de esperanzas, en una investigación que podrá elevarnos al dominio y vencimiento de los grandes males que hoy asolan la Humanidad.

Heraldo de Madrid, Jueves 27 de octubre de 1910, p. 2

Proyecto de investigación "La imagen de la medicina a través de la prensa diaria' El Imparcial' y 'Las provincias' (1898-1930) (HAR2008-04023) historiadelamedicina.org