Rótulo

EL 606 EN MADRID

En el Hospital de San Juan de Dios
Ayer mañana fue el doctor Bandelac al Hospital de San Juan de Dios, conforme se había anunciado.

Las pruebas que hayan de hacerse en este establecimiento eran esperadas con gran expectación, no sólo entre la clase médica de Madrid, sino entre el público en general, que se ha interesado vivamente por el famoso descubrimiento.

La curación de los enfermos del Hospital Militar de Carabanchel, de verificarse con la rapidez con que se afirma obra el nuevo medicamento, no habrá de producir la sorpresa y el asombro que se motivarán con algunos de los casos de San Juan de Dios. En el primero sólo hay algunos enfermos, como ya hicimos constar, de periodos primitivos, cuyo estado no inspira cuidados. En el último, como puede comprenderse, los hay tan característicos y tan avanzados, que están indicadísimos para estudios de este género.

No haremos aquí relatos innecesarios, refiriéndonos al estado de los enfermos a quienes se tratará con el '606', que producirán triste impresión de compasión y de espanto, si cabe la palabra. Sólo diemos que se trata de unos ocho o diez infelices, en quienes la dolencia ha hecho estragos considerables y que han llegado a este estado por un abandono incomprensible de su enfermedad, por ellos mismos.

Ayer el doctor Bandelac ha procedido únicamente a examinarlos y a elegir aquéllos que convenían a las primeras pruebas que haya de efectuarse.

También examinó los aparatos que habrá de utilizar. Desechó algún mortero porque tenía el mango corto; pero como el material del Hospital es muy completo, los médicos del mismo ofrecieron poner a su disposición cuantos utensilios necesitase, de todas formas y tamaños.

El gobernador civil, D. Luis Canalejas, estuvo desde las nueve de la mañana en el Hospital y asistió a la visita y operaciones que se efectuaron.

Las inyecciones se pondrán hoy sábado, por la tarde, a presencia del ministro de la Gobernación.

En el Hospital hallábanse el diputado visitador, Sr. Vargas Machuca, y muchos médicos especialistas de reconocido renombre, y que no citamos para no incurrir en omisiones enfadosas.

Lo que dice el doctor Bombín
Notoria es la autoridad que en esta materia tiene el más afamado de los médicos especialistas españoles, D. Manuel Sanz Bombín.

Con él hablábamos un momento al salir del Hospital, y para conocimiento de nuestros lectores haremos una sucinta expisición de sus manifestaciones, que juzgamos de gran interés.

Con la locuacidad y singular manera de expresión del eminente doctor, contestó el señor Bombín a nuestras preguntas y dijo:

-No soy, respecto al nuevo tratamiento de la avariosis, un desconfiado, ni mucho menos. La opinión de los sabios médicos extranjeros, que tienen probada su autoridad en esta materia después de incesantes años de trabajo y estudio de la enfermedad, y cuyas manifestaciones hay que tener como artículo de fe, me hacen creer que se ha llegado a obtener una fórmula nueva de positivos y admirables resultados.

Sin embargo, ¿está probado esto ya completamente? ¿se sabe de una manera que no deje lugar a dudas que el '606' de Ehrlich cura en todos los casos con rapidez y la eficacia que se ha dicho, y mucho menos de una manera definitiva y radical? De ninguna manera. Hay que confiar en ello; pero opino que ha de transcurrir todavía mucho tiempo antes de poder decir la última palabra. Las numerosas pruebas realizadas son garantía de que se ha dado un paso formidable en la curación de esta enfermedad; pero es mi opinión que queda aún por delante un gran campo de experiencias y de estudio que recorrer. Veremos el resultado de estas primeras investigaciones.

-¿De modo que...?

-Muy bien; que me parece la fórmula muy bien. Pero es prematuro hablar de curaciones de casos graves en seis días, y más prematuro, de curaciones radicales y absolutas en estas condiciones. Sobre todo, que todos hablamos por referencias, y que en España los médicos comenzamos ahora.

Esto es, en síntesis, lo que nos dijo el sabio doctor español. Su gran prestigio da enorme valor a sus palabras, y éstas son de una consoladora esperanza. Su opinión sobre el '6060' es, como puede verse, la misma que tienen sobre el medicamento la mayoría de los más renombrados médicos del Extranjero.

Su prestigio impide al doctor Bombín dar una respuesta ritunda sobre la eficacia de un invento que acaba de nacer y cuyas experiencias empiezan ahora; pero su optimismo es de una gran importancia.

Las experiencias que se hagan en el hospital de San Juan de Dios darán tanta autoridad a la eficacia del invento de Ehrlich como las que hayan de tener lugar en las más reputadas clínicas extranjeras, pues de todo el mundo es conocido el prestigio de los médicos españoles con que cuenta el citado establecimiento.

Recuérdese a este efecto lo ocurrido con la tuberculina de Koch. Puede decirse que donde se evidenció su fracaso, ya de un modo absoluto fue el mismo Hospital donde ha comenzado a ponerse en ensayo el nuevo medicamento.

La Correspondencia de España, Sábado 24 de septiembre de 1910, p. 5.

Proyecto de investigación "La imagen de la medicina a través de la prensa diaria' El Imparcial' y 'Las provincias' (1898-1930) (HAR2008-04023) historiadelamedicina.org