historia de la medicina - biografías

 
hi

Charles Edouard Brown-Séquard (1817-1894)

De los tres pilares en los que se sustenta la patología y clínica actuales, el que se corresponde con la llamada "mentalidad fisiopatológica", condujo a la creación de la "patología experimental" o investigación en animales de los profesos disfuncionales o de las disfunciones. El escenario de cultivo de esta disciplina fue Francia y Alemania. Los médicos adscritos a esta mentalidad rechazaron las interpretaciones de tipo especulativo y estudiaron los transtornos funcionales del organismo considerándolos como procesos energéticos -estudiables con los recursos de la física-, y como procesos materiales -abordables con los de la química. Estos cambios tuvieron hondas repercusiones en el recurso a los productos animales para el tratamiento de las enfermedades; en muchos casos fue posible proporcionar una explicación científica a muchos tratamientos que se venían practicando empíricamente.

Charles E. Brown-Séquard

Una figura que debe llamarnos la atención en este campo es la de Charles E. Brown-Sequard (1817-1894), discípulo de Bernard y al que sucedió en su puesto del Collège de France. Nació en Puerto Luis (Isla Mauricio) en 1817; era hijo de un inglés y de una francesa. Se trasladó a París para estudiar medicina en 1838. Primero obtuvo el bachiller en letras, comenzó después medicina y logró el bachiller en ciencias en 1840. En 1842 ya era externo del servicio del conocido clínico Armand Trousseau. Obtuvo después el grado de doctor en 1845 con el trabajo Recherches et expériences sur la physiologie de la moelle épinière (Paris, 1846). Dos años más tarde también obtuvo el puesto de agregado. Desde 1840 enseñó fisiología. Al fundarse en 1848 la Société de Biologie, incitado por Rayer, Bernard y Robin, se hizo cargo del puesto de secretario.

En 1851 dejó Francia para trasladarse a Estados Unidos llegando a ser profesor de fisiología en la Universidad de Richmond; desde entonces realizó muchos viajes a Paris y Londres, lugar en el que dirigió un hospital especializado en parálisis y el tratamiento de la epilepsia.

De regreso en París en 1855 abrió un Laboratoire de physiologie en la Rue St. Jacques; trabajaron con él personajes como el austríaco J.N. von Czermak y el alemán J. Rosenthal. En 1856 obtuvo el premio de Fisiología experimental y, entre 1858 y 1865, publicó la revista Journal de Physiologie de l'homme et des animaux.

En 1863 o 1864 fue nombrado profesor de fisiología en Harvard y en 1869 fue encargado del curso de patología experimental y comparada en la Facultad de Medicina de París. Dimitió en 1872 y regresó a los Estados Unidos. Más tarde, tras la muerte de Claude Bernard, ocupó el puesto de éste y obtuvo la ciudadanía francesa.

Brown-Séquard cultivó dos campos: el de la fisiología del sistema nervioso y la endocrinología. De sus aportaciones en el primero podemos mencionar sus estudios de los nervios vasomotores, la demostración del entrecruzado de los nervios sensitivos de la médula espinal, y la descripción de una hemiplejía tras la sección de la médula espinal. También produjo de forma artificial una epilepsia en el mono y se ocupó del tema de la inhibición del sistema nervioso central. Cuando se habla de "Enfermedad de Brown-Séquard" se hace referencia a la lesión hemilateral de la médula que produce parálisis de un lado y anestesia en el otro. Dicho de otra forma, "Parálisis de Brown-Séquard" es la parálisis del movimiento de un lado y anestesia del otro después de la hemisección de la médula. También se utiliza la expresión "Síndrome de Brown-Séquard" o hemiparaplejia con anestesia cruzada, consecutiva a lesión de una mitad de la médula; el miembro paralizado corresponde al lado afectado, y el anestesiado, al lado sano.

En cuanto al campo de la endocrinología, Brown-Séquard mostró, extirpando las cápsulas suprarrenales, la acción a distancia de los productos segregados por ellas. La hipotensión, la anorexia, el adelgazamiento, la astenia y la pigmentación cutánea -conocido como síndrome de Addison o de insuficiencia suprarrenal en el hombre- se presentaba en conejos, cobayas, perros y gatos. Estos hallazgos, no obstante, se vieron
ensombrecidos por el hecho de que no se presentaban en la rata. Fue más tarde cuando se descubrió que estos animales tenían unas suprarrenales accesorias, que explicaban las divergencias, cuando se pudo seguir con las investigaciones. En 1892 Abelous y Langlois confirmaron los experimentos de Brown-Séquard, y Abel y Crawford aislaron la adrenalina en 1897, aunque no era suficiente para curar la enfermedad de Addison. Esto puso en la pista a principios del siglo XX de otra hormona que se segregaba en la corteza suprarrenal. La administración de extractos de corteza suprarrenal mejoraba la enfermedad. Pronto se descubrirían unos veintiocho esteroides que en 1936 Seyle relacionó con el importante concepto de "reacción de alarma" o "adaptación del organismo al estrés" (infecciones, intoxicaciones serias, traumatismos, etc.).

Brown-Séquard también investigó otros extractos. Era conocido por utilizar el de testículo para las personas que habían perdido su vitalidad; fue muy criticado por esto en algunos círculos. En 1869 sugirió el empleo de inyecciones de esperma en el torrente sanguíneo de personas de edad avanzada para estimular tanto su actividad física como psíquica. Seis años más tarde hizo injertos testiculares en cobayas que no tuvieron éxito. Finalmente, cuando contaba con 72 años, se inyectaba a sí mismo, por vía subcutánea, una mezcla acuosa de jugo de testículo y de sangre de los vasos espermáticos, proclamando que había obtenido grandes beneficios. Unos meses después lo imitaron gran cantidad de médicos. Murió el 2 de abril de 1894.

José L. Fresquet. Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación (Universidad de Valencia-CSIC). Septiembre, 2001.

Bibliografía

—Easterbrook, C.C. Organo-Therapeutics in mental diseases, JAMA, 35, 982, 1900. (http://jama.ama-assn.org/issues/v284n12/ffull/jjy00032-1.html).
—Laín Entralgo, P. Historia de la medicina moderna y contemporánea, Barcelona-Madrid, Editorial Científico-médica, 1963.
—Lokhors, G.J.C. Review of P. J. Koehler, Het localisatieconcept in de neurologie van Brown-Séquard. Bulletin of the History of Medicine, 64: 316-318, 1990
—Manquat, A. Tratado elemental de terapéutica, materia médica y farmacología... traducido de la cuarta edición francesa, 2 vols., Barcelona, Salvat e Hijos, ca. 1900.
—Medvei, V.C. A History of Endocrinology, Lancaster, MTP Press Limited, 1982.
—Szpilfogel, S.A. The adrenal hormones. Adrenocortical steroids and their synthetic analogues, En: Parnham, M.J., Bruinvels, J. (ed.) Discoveris in Pharmacology, Amsterdam, Elsevier, vol.2, pp. 253-284.
—Rothschuh, K.E. La fisiología, En: Laín Entralgo, P. (dir.) Historia Universal de la Medicina, Barcelona, Salvat, 1974, vol. 6, pp. 59-97
—Tausk, M. The emergence of endocrinology, En: Parnham, M.J., Bruinvels, J. (ed.) Discoveris in Pharmacology, Amsterdam, Elsevier, vol.2, pp. 219-152.
—Tausk, M. Androgens and anabolic steroids, En: Parnham, M.J., Bruinvels, J. (ed.) Discoveris in Pharmacology, Amsterdam, Elsevier, vol.2, pp. 307-320.
—Varios, Special issue: Brown-Séquard Centennial, Journal of the History of the Neurosciences,Volume 5 Number 1 April 1996.

Selección de obras de Charles Bouchard

Recherches expérimentales sur la physiologie et la pathologie des capsules surrénales, C.R. Acad. Sci. (Paris), 1856, 43, 422-25.

Expérience démontrant la puissance dynamogénique chez l'homme d'un liquide extrait de texticules d'animaux, Arch.Physiol.norm.path., 1889, 5 sér., 1, 651-58.

Experimental researches applied to physiology and pathology, Med. Exam (Phila.), 1852, 8, 481-504.

Note sur la découverte de quelques-uns des effets de la galvanisation du nerf grand sympathique au cou, Gaz. méd. Paris, 1854, 3 sér., 9, 22-23.

Sur les résultats de la section et de la gavalnisation du nerf grand sympathique au cou. Gaz. méd. Paris, 1854, 3 sér., 9, 30-32.

Recherches sur la transmission des impressions de tact, de chatouillement, de douleur, de témperature et de contraction (sens musculaire) dans la moëlle épinière. J. Physiol. (Paris), 1863, 6, 124-45, 232-48, 581-646.

De la transmission croisée des impressions sensitives par la moelle épinière. C.R. Soc. Biol. (Paris), (1850), 1851, 2, 33-34.

Recherches expérimentales sur la production d'une affection convulsive épileptiforme, à la suite de lésions de la moëlle épinière. Arch gén. Méd., 1856, 5 sér., 7, 143-49.