historia de la medicina - biografías

 
hi

Alfred Adler (1870-1937)

El nombre de Adler va unido habitualmente al de Sigmund Freud y al desarrollo de la psicología. Creó su propio sistema psicoanalítico que se basa en la importancia de las compensaciones. Cuando algo no nos satisface, tendemos a compensarlo; compensamos los complejos que tenemos. Entre estos, el más estudiado es el de inferioridad, que se compensa creando psicológicamente un complejo de superioridad, por lo que ambos mecanismos, inferioridad-superioridad se suelen dar juntos. Adler le llama “psicología individual” para diferenciarlo del psicoanálisis. La palabra castellana "individual" puede provocar errores, porque la psicología de Alfred Adler es más bien una psicología social, ya que concibe al ser humano siempre en relación a las demás personas, a la comunidad.

Alfred Adler

Alfred Adler nació el 7 de febrero de 1870 en Viena; era el segundo de seis hijos. Su padre era un comerciante judio. Pasó su infancia en los suburvios de la capital austriaca. Fue atropellado en alguna ocasión. A los cuatro años murió de difteria su hermano mientras dormía con él y a los cinco años sufrió una neumonía grave que no olvidó nunca. Estudió en el Leopoldstädter Realgymnasium y Sperl-Gymnasium (1879-80). Entre 1880 y 1888 estuvo en el Schüler am Hernalser Humanistischen Gymnasium.

Estudió medicina en la Universidad de Viena (Medizinischen Fakultät der Universität Wien), entre 1888 y 1895, que por entonces era uno de los principales centros docentes del mundo. Se sintió interesado por la patología, la psicología y también mostró atracción por la filosofía. Se graduó en 1895.

Trabajó durante dos años en el Hospital General y Policlínico de Viena. En 1897 se casó con Raissa Timofevna Epstein, hija de un inmigrante ruso y próxima al movimiento comunista y feminista, amiga del matrimonio formado por Natalia y Leon Trotski. En 1898 inició el ejercicio privado como oftalmólogo. Pronto abandonó esta especialidad por la medicina general y, más tarde, por la neurología. Finalmente optó por la psiquiatría.

En 1898, a la edad de 28 años, publicó su primer libro, Gesundheitsbuch für das Schneidergewerbe. Influenciado como muchos por el marxismo y socialismo, en el texto critica las condiciones de trabajo de muchos trabajadores de los telares y sastrerías, y propuso una serie de medidas sociohigiénicas para mejorarlas. Ya se manifiesta lo que luego sería uno de sus principios: ver al hombre como totalidad, como algo físico y psíquico integrado en un ambiente, mas que como un conjunto de institntos e impulsos. Más tarde, la idea de interés social o sentimiento social (llamado originariamente como Gemeinschaftsgefuhl o “sentimiento comunitario”), llegó a tener mucha importancia en las teorías de Adler. De acuerdo con su idea holística, es fácil ver que casi nadie puede lograr el afán de perfección sin considerar su ambiente social. Aún aquellas personas más resolutivas lo son de hecho en un contexto social. Adler creía que la preocupación social no era una cuestión simplemente adquirida o aprendida, sino que era una combinación; es decir, está basada en un disposición innata, pero debe ser alimentada para que sobreviva en el tiempo.

Durante los estos primeros años de ejercicio, Adler comenzó a reunir materiales sobre las consecuencias físicas y psíquicas de sus pacientes con desventajas de carácter físico. En 1902 conoció personalmente a Sigmund Freud y aceptó la invitación que éste le hizo para adherirse a la Sociedad Psicoanalítica. Adler comprendió la importancia de La interpretación de los sueños cuando Freud lo publicó en 1895, y lo defendió públicamente ante algunas críticas. A los debates que se producían en la Sociedad Psicoanalítica no sólo asistían psiquiatras sino que acudían además escritores, profesores, intelectuales en general. Su órgano de expresión era la revista creada por Freud Zentralbaltt für Psychoanalyse. Adler fue director adjunto de esta publicación y en 1909 asumió la presidencia de la Sociedad.

En 1907 publicó Studien über Minderwertigkeit von Organen und ihre seelische Kompensation. Su tesis era que las inferioridades orgánicas desencadenan obligadamente una compensación no solo biológica, sino también psicológica. Impugnaba la escuela que concebía la enfermedad como una agresión contra un organismo sano, afirmando que el decaimiento de los órganos predispone a los individuos a contraer enfermedades. Adler se orientaba más hacia la patología constitucional, que sostiene que el cuerpo ofrece compensación a cualquier insuficiencia orgánica. Era posible que esta compensación tuviera lugar en la psique. Adler recurría a algunos ejemplos, como el de Demóstenes, cuya fuerza de voluntad le permitió vencer su tartamudez y dedicarse a la oratoria; el de Beethoven, que triunfó en la música a pesar de su sordera; el de Lord Byron quien, a pesar de su cojera, se convirtió en un excelente nadador. En el texto ya se vislumbran las diferencias con Freud. Adler no pensaba que los problemas mentales tuvieran siempre su origen en un trauma sexual.

Poco a poco fue madurando estas ideas. Un año más tarde, en 1908, Adler postuló una teoría sobre la existencia de una fuerza dinámica integral, en el llamado “impulso agresivo”, que ya se exterioriza en el primer llanto del recién nacido y en las manifestaciones motoras del niño (golpear, forcejear, morder...). Todas ellas revelan el impulso agresivo. Posteriormente, con el tiempo, éste puede encauzarse a determinadas actividades como la práctica de deporte, las competiciones, la guerra, la sed de dominio, las luchas sociales, las religiosas, etc. Si el impulso recae sobre el propio sujeto, le confieren a éste rasgos de humildad, sumisión, subordinación, masoquismo... que se unen a relevantes cualidades como las de la educabilidad, confianza en la autoridad, predisposición a la hipnosis y sugestión y, en último término, al suicidio. Freud no admitió en principio esta idea. Más tarde aceptó la existencia de este instinto que él llamó instinto destructivo u homicida.

En 1910 se refirió de otra manera a su concepto del principio dinámico que definió como “protesta viril o masculina” que se originaba en el sentimiento de la propia inferioridad. La supercompensación puede producir reacciones desordenadas que son, precisamente, los síntomas de las neurosis y de las psicosis. Poco después llamó a la “protesta viril” “ideal del yo”, el impulso hacia un objetivo ficticio. Otra palabra que Adler utilizó para referirse a esta motivación básica fue la de "afán de superación". Dado que todos tienen problemas, conflictos, “inferioridades” de una u otra forma, Adler creía que pueden lograr sus personalidades en tanto puedan compensar o superar estos problemas. Esta idea se mantuvo inmutable a lo largo de su teoría, pero con el tiempo se rechazó como etiqueta, por la sencilla razón de que parece que lo que hace que seamos personas son nuestros problemas.

Para Adler, una sociedad como la occidental, que se edifica sobre la “voluntad de poder” y sobre la competitividad, hace concienciar la propia inferioridad de una forma exagerada.

Con los años sus diferencias con Freud fueron intensificándose. Éste decía que las ideas de Adler no resolvían el origen y la diversidad de las neurosis. Adler, por su lado, rechazaba el concepto de represión de la libido como factor fundamental en las neurosis. En 1911 Adler presentó su renuncia a la presidencia de la Sociedad Psicoanalítica, postura que fue seguida por otros nueve miembros. Freud fue nombrado su presidente.

Adler fundó entonces la Sociedad Psicoanalítica Libre que en 1912 se llamó Sociedad de Psicología Individual. Su órgano de expresión fiue el Zeitschrift für Individualpsychologie. Ese mismo año publicó Über den nervösen Charakter (Sobre el carácter -o constitución- nervisoso. Fue entonces, con este trabajo, cuando pretendió habilitarse como docente en la Universidad. La especialidad de psicología no estaba reconocida y no fue admitido. Adler no perdonó jamás el desaire.

Durante la primera guerra mundial pasó dos años en el frente como oficial médico. Fundó después en Viena una treintena de centros de orientación infantil que dependían de las escuelas estatales y estaban dirigidos en buena parte por discípulos suyos. A estos centros los maestros podían remitir a escolares entre los 6 y los 14 años con problemas para su reeducación psicológica.

Siguiendo con las ideas de Adler mencionadas más arriba, el sentimiento de inferioridad provocaba un desarrollo alterado en los niños aquejados de deficiencias físicas o de alteraciones funcionales. Este sentimiento también tenía lugar en los niños excesivamente mimados. Según él, al vivir en una especie de simbiosis con la madre, unidos siempre a ésta, estos niños se fijan un objetivo de superación que tiende a transformar su situación presente en una relación permanente. Cualquier cambio les aterra. Cualquiera que no sea la madre es considerado como enemigo. De mayores estos niños no están preparados para enfrentarse a los problemas que derivan del matrimonio, el trabajo, la familia, etc. Esta situación también se observaba entonces en los niños indeseados o ilegítimos —según Adler. Éstos reaccionan de forma hostil y hacen uso de su fuerza cuando se sienten superiores al adversario, abusando en ocasiones de los más débiles, de los animales, etc. Muchos de ellos acaban siendo delincuentes o neuróticos.

La terapéutica debía consistir en el estímulo y fortalecimiento de la “buena voluntad” o “sentimiento comunitario” frente a la “voluntad de poder”, el ‹Gemeinschaftsgefühl› frente al ‹Geltungstrieb›. Con su Der Sinn des Lebens (1932) en el que señala que el hombre sólo puede hallar la salud y el equilibrio en el amor a sus semejantes, da respuesta al texto de Freud Das Ubehagen in der Kultur, en el que considera imposible y absurdo el mandato evangélico de amar a los semejantes. Adler, pues, tenía en cuenta el grado de preocupación de una persona por su trabajo, el amor a sus semejantes y un cumplimiento pleno de las obligciones sociales.

En 1926 Adler realizó su primera visita a Estados Unidos. Durante meses estuvo dictando conferencias en la New School for Social Research, de Nueva York, así como en las Universidades de Harvard y Columbia. Llegó a pasar el otoño y el invierno en América, enseñando, y en primavera y verano, regresaba a Europa para la asistencia o el ejercicio profesional.

Su prestigio creció y desde 1932, ocupó la cátedra de profesor visitante del Medical Psychology at Long Island College of Medicine. Promovía sus ideas con su gran facultad de persuasión. Sus clases y conferencias estaban atestadas de público, pero fue criticado por algunos por no basarse en historias clínicas y en datos estadísticos. En 1935 fijó su residencia en los Estados Unidos, aunque viajaba con frecuencia Europa para impartir conferencias. El 28 de mayo de 1937, en el curso de una de estas giras, falleció de forma súbita en Escocia, a causa de un accidente cardiovascular. Poco antes llegó a pronunciar medio centenar de conferencias en cuatro países en treinta días.

Las huellas de su influencia fueron borradas en su tierra por el nacionalsocialismo. La nueva guerra obligó a muchos de sus discípulos a emigrar a los estados Unidos donde formaron un círculo consagrado a divulgar las doctrinas del que había sido su maestro.

Después de la segunda guerra mundial se establecieron centros de reeducación en Estados Unidos y en algunos países europeos. Se fundó la Sociedad Americana de Psicología Adleriana y la publicación de Journal of Individual Psychology. En 1950 se fundó el Instituto Alfred Adler en Nueva York, donde se ofrecía enseñanza de posgrado. La búsqueda en internet arroja centenares de enlaces, algunos de los cuales llevan a centros e instituciones que siguen basándose en las enseñanzas e Alfred Adler.

Fuera de su vida profesional Adler era un entusiasta de la música, de las tertulias de café y de la literatura, de la que extraía buenos ejemplos para sus libros y conferencias. Tenía veneración por Dostoievski y supo ver en Shakespeare un buen picólogo. Odiaba el hipnotismo, espiritualismpo, teosofía, astrología y cualquier corriente que disminuyera la confianza de la persona para modelar su propia existencia. Tuvo un hijo y tres hijas. Kurt y Alexandra se inclinaron por la psiquiatría y Valentina se dedicó a la medicina social.

Se habla de "teoría de Adler" a la que considera las neurosis como compensaciones de una inferioridad personal o social.

José L. Fresquet, Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación (CSIC-Universidad de Valencia), España, 2004.

Bibliografía

—Alfred Adler und die Individualpsychologie. Alfred Adler Internet Homepage Berlin. (http://home.arcor.de/g.mackenthun/ip/en/entree_e.htm). Consultado en noviembre de 2004.
—Boeree, G. Alfred Adler. Personality Theories. (http://www.ship.edu/~cgboeree/adler.html). Consultado en noviembre de 2004). (Versión castellana: http://www.ship.edu/~cgboeree/adleresp.html
—Galería de imágenes sobre Alfred Adler (http://home.att.net/~HTStein/Page1b.htm)
—Gracia, D. Psicoanálisis, En: Historia Universal de la Medicina, Barcelona, Salvat, vol. 7, pp. 85-90, 1975.
—Rattner, J. Alfred Adler - eine biographische Skizze (http://home.arcor.de/g.mackenthun/ip/dt/ip_02_jr.htm) (Consultado en noviembre de 2004).

Selección de obras de Alfred Adler

Gesundheitsbuch für das Schneidergewerbe. Berlin, Heymanns, 1898.

Studie über Minderwertigkeit von Organen. Berlin, Wien, Urban & Schwarzenberg, 1907.

Über den nervösen Charakter: Grundzüge einer vergleichenden Individual-Psychologie und Psychotherapie über den Nervosen Charakter. Wiesbaden, J.F. Bergmann, 1912.

Con C. Furtmüller. Heilen und Bilden. Arztlichpädagogisch Arbeiten des Vereins für Individualpsychologie. München, Reinardt, 1914.

Praxisund Theorie der Individual-Psychologie: Vörtrag zur Einführung in die Psychotherapie für Árzte, Psychologen und Lehrer. Munich 1920. München, Verlag von J. F. Bergmann, 1920.

Menschenkenntnis. Leipzig, S. Hirzel, 1927.

Technik der Individualpsychologie Erster Teil: Die Kunst, eine Lebens und Krankengeschichte zu lesen. Munich, Verlag von J. F. Bergmann, 1928.

Individualpsychologie in der Schule, 1929

Die Seele des Schwererziehbaren Schulkindes, 1930.

Die Technik der Individualpsychologi. Zweiter Teil: Die Seele des schwererziehbaren Schulkindes. Munchen, Bergmann 1930.

Das Problem der Homosexualität. Leipzig, Hirzel, 1930.

Der Sinn des Lebens. Leipzig: Dr. Rolf Passer, 1933.

Religion un Individualpsychologie, Viena-Leipzig, Passer, 1933.