historia de la medicina - biografías

 
hi

Antonio Gimbernat y Arbós (1734-1816)

Habitualmente se sitúa en el siglo XVIII el punto de partida de la cirugía moderna por dos motivos: durante esta época se consolidó una aunténtica técnica quirúrgica que se apoyó sobre el conocimiento de la anatomía topográfica y sobre una estricta reglamentación de las maniobras que en cada operación debía realizar el cirujano. Por otra parte, el oficio quirúrgico se transformó en una profesión de rango universitario. En España los Colegios de cirugía desempeñaron un papel fundamental en el desarrollo de estos acontecimientos. Fueron tres: el Colegio de Cádiz, el de Barcelona y el de Madrid. En los tres realizó su labor Antonio Gimbernat.

Antonio Gimbernat y Arbos

Antonio Gimbernat i Arbos nació en Cambrils (Tarragona) en 1734. Después de estudiar filosofía y latín en la Universidad de Cervera, marchó a Cádiz para formarse como cirujano; obtuvo el título en 1762. Ese mismo año pasó al Colegio de Barcelona para explicar anatomía y poco después fue nombrado cirujano mayor del Hospital. Unos años más tarde, en 1774, pensionado por el rey, emprendió un largo viaje de estudios por el extranjero. Estuvo en los hospitales de la Charité y en el Hôtel Dieu de Paris. Después se trasladó a Londres donde estuvo en varias instituciones asistenciales y siguió un curso impartido por John Hunter. De éste recuerda el propio Gimbernat que "...cuando fui su oyente... al tiempo que he referido, se lo expliqué (la técnica de operar la hernia crural), concluida la lección en que se trataba de esta hernia, demostrándolo detenidamente y con la posible claridad en su presencia, y ante algunos de sus discípulos, en la misma pieza seca y bien preparada de una hernia crural, sobre la cual acababa de hacer una exacta demostración con sabias reflexiones prácticas. Fue grande mi satisfacción al ver que, concluida mi demostración, respondió el mismo Hunter: You are right, Sir. Señor, usted tiene razón; y añadió: Yo lo haré público en mis lecciones y lo practicaré así cuando se me presente ocasión de operar sobre el vivo". Más tarde continuó su viaje por Edimburgo y por Leyden. Regresó a España en 1778.

De nuevo en nuestro país le fue encargado el proyecto para establecer un Colegio de cirugía en Madrid. Después de muchos años de planificación éste comenzó a funcionar en 1787 y Gimbernat fue nombrado su director junto a Mariano Ribas. Allí fue catedrático de operaciones y de "álgebra quirúrgica". En 1789 también fue elegido como cirujano de cámara.En los años de la invasión napoleónica Gimbernat colaboró con los franceses, lo que le supuso el cese de los cargos a la vuelta de Fernando VII. Sus últimos años fueron penosos: con una situación económica francamente mala, casi ciego y con la razón perturbada. Murió en Madrid en 1816.

Las aportaciones de Gimbernat fueron de dos tipos: su labor como organizador docente y como publicista. Se le considera como el ideólogo de las nuevas instituciones docentes que fueron los colegios de cirugía. Para él los pilares básicos de la formación teórica de los nuevos cirujanos eran la anatomía de Jacob Winslow, la fisiología de Albrecht Haller y de Hermann Boerhaave, la patología y la materia médica de éste último, el tratado de partos de Jean Astruc, y las obras de cirugía de Joannes Gorter. También tenía muy claro que las enseñanzas teóricas debían acompañarse de una buena práctica. Gimbernat era consciente de su adhesión a la corriente renovadora de la cirugía del siglo XVIII y se consideraba heredero de la brillante cirugía española del Renacimiento. El verdadero motor de este movimiento fue la Academia de Cirugía de Paris y su principal embajador en nuestro país fue Pedro Virgili.

Publicó unos cuantos trabajos de corta extensión; entre estos destaca el que lleva por título Nuevo método de operar la hernia crural (Madrid, 1793). En su segunda parte expone con precisión la anatomía de la región inguinal, donde describe el ligamento que lleva su nombre, también llamado Ligamentum lacunare. Lo hace con estas palabras:

"Después que el pilar inferior se separa del superior para formar el anillo inguinario, va a fijarse en un tubérculo del pubis, que han llamado espina, la cual da principio a la cresta del ramo superior de este hueso, y es la continuación de la línea ileopectínea; pero este pilar, no sólo se ata a la espina por un conjunto considerable de fibras aponeuróticas, sino que, siendo aquí mucho mayor el doblez del arco, se continúa hacia adentro, atándose a la cresta del pubis, mediante un notable pliegue que se forma de la porción de aponeurosis que le corresponde"

Esta obra fue traducida al inglés, alemán, francés y recibió elogiosas reseñas en muchas revistas de medicina.

José L. Fresquet. Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación (Universidad de Valencia-CSIC). Junio, 1999.


Bibliografía

—Arechaga, J. (1977). Biografía científica de Antonio Gimbernat. Medicina e Historia, 66. I-XVI.
—Bujosa Homar, F. (1983). Gimbernat i Arbós, Antonio. En: Diccionario Histórico de la ciencia moderna en España. Barcelona, Península, vol. 2, pp. 395-399.
—Matheson, N. (1949). Antonio de Gimbernat, 1734-1816. Proceedings of the Royal Society of Medicine, 42, 407-410.
—Salcedo y Ginestal, E. (1926). Obras de Don Antonio de Gimbernat, precedidas de un estudio biobibliográfico del mismo. 2 vols. Madrid, Imp. de Cosano.

Obras de Antonio Gimbernat

Oración inaugural... para apertura de los estudios celebrada en el Real Colegio de Cirugía de Barcelona el día 5 de octubre de 1768. Barcelona, Thomas Piferrer, 1768.

Oración inaugural para la apertura de los estudios celebrada en el Real Colegio de Cirugía de Barcelona el 5 de octubre de 1773. Barcelona, Francisco Suria y Burgada, 1773.

Oración inaugural... para la apertura de los estudios celebrada en el Real Colegio de Cirugía de Barcelona... el 5 de Octubre de 1793. Barcelona, Francisco Suria y Burgada, 1793.

Nuevo método de operar en la hernia crural. Madrid, Imp. de la Vda. de Ibarra, 1793; traducción inglesa: Londres, 1795; alemana: Nuremberg, 1817; francesa: Journal des Progréss des Sciences médicales, 4(1872), 126-136; 5 (1827), 147-157.

Formulario quirúrgico para el uso del Hospital General de Madrid. Madrid, 1794.

Disertación inaugural sobre el recto uso de las suturas y su abuso, leida en la primera apertura del Real Colegio de Cirugía de San Carlos... el día 1º de Octubre de 1787. Madrid, Imp. de la Vda. de Ibarra, 1801.

Disertación sobre las úlceras de los ojos que interesan la córnea transparente. Madrid, 1802.

Obras... precedidas de un estudio biobibliográfico del mismo escrito por el Dr. Enrique Salcedo y Ginestal, 2 vols., Madrid, Biblioteca Clásica de la Medicina Española, 1926-27.