historia de la medicina - biografías

 
hi

Ignasi Barraquer i Barraquer (1884-1965)

Las primeras décadas del siglo XX fueron para la medicina catalana muy fructíferas en varias disciplinas. Recordemos los nombres de Lluis Barraquer Roviralta, Bartolomé Robert, Salvador Cardenal, Álvaro y Pedro Esquerdo, José Antonio Barraquer, Jaime Ferran, Ramón Turró, etc. A estos nombres hay que unir el de Ignasi Barraquer.

Ignasi Barraquer

Ignasi Barraquer i Barraquer era hijo de José Antonio Barraquer i Roviralta y Concepció Barraquer. Nació en Barcelona el 25 de marzo de 1884. Estudió medicina en la ciudad condal, donde se licenció en 1907. Un año más tarde obtuvo el título de doctor con la tesis titulada Dacriocistitis. Desde muy temprano, por razones familiares, vivió con interés la medicina y la oftalmología; asistía a las consultas de su padre e incluso le ayudaba en las operaciones quirúrgicas que realizaba. Sin embargo, aparte de la medicina se sintió atraído también por otros campos. Se formó en la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona y llegó a ser un experto en mecánica y modelado. En el Institut General i Técnic de Barcelona aprendió física y química. En el Laboratori Químic Farmacéutic, de Barcelona, estudió botánica. Amplió también estudios en el extranjero, especialmente en París y Montpellier. Llama la atención el hecho de que desarrollara una gran habilidad manual lo que, en cirugía, es de gran importancia.

Trabajó como médico auxiliar en el Dispensario de oftalmología de la Santa Creu y también como profesor en la cátedra que regentaba su padre, desde 1909 a 1918. Un año después fue nombrado profesor honorario en el Instituto Rubio de Terapéutica Operatoria, de Madrid. Como catedrático interino sucedió a su padre cuando éste se jubiló, desde 1919 a 1923. Sin embargo, no quiso pasar por el si
Erisífaco de Barraquer stema de oposiciones para ocupar la cátedra en propiedad, y renunció.

A los pocos años de concluir la carrera de medicina hizo una de las aportaciones más importantes a la cirugía oftalmológica. En 1917 presentaba a la Real Academia de Medicina su técnica de la intervención de las cataratas, en la que utilizaba un instrumento ideado por él y que bautizó con el nombre de Erisífaco. Esta es la "Operación de Barraquer, el procedimiento o técnica de Barraquer". Consiste en extraer la catarata por succión con el erisífaco (del griego phakós= lente i haíresis, hairéseos= acción de sacar, extraer), un instrumento que extrae el cristalino, que se basa en el vacío que produce una pequeña ventosa. La comunicación llevaba por título Extracción ideal de la catarata, que se publicó más tarde en España Oftalmológica. En este trabajo señala:
"Evitar toda presión sobre el órgano y el uso de instrumentos cortantes, dentro de las cámaras oculares, es la única manera de ver desaparecer, con toda seguridad la pérdida de humor vítreo. Esta idea constituyó mi objetivo al poner en práctica mi procedimiento de extracción in toto que tengo el honor de comunicar a esa sabia Corporación.

Erisífaco de Barraquer
Erisífaco de Barraquer

Consiste en adaptar a la superficie de la catarata una pequeña ventosa que hace presa de ella y permite su movilización, su separación del ligamento, de modo tan completo y suave, que basta la acción de retirar el instrumento, sin tracción ni fuerza alguna, para ver salir enteros el cristalino y su cápsula, con pasmosa facilidad, sin la menor violencia para el ojo; ninguna compresión se necesita, ni la entrada en el ojo de otro instrumento". Esta no fue su única contribución ya que, igual que su padre, ideó nuevas técnicas así como instrumentos para llevarlas a cabo. En 1920 presentó al Primer Congreso Nacional de Medicina los trabajos Crítica de los métodos modernos de extracción de la catarata y Sobre mil facoérisis. También habló de su experiencia al respecto en el Congreso Internacional de Oftalmología que se celebró en Washington en 1922, y en 1923, hizo publicó un balance de la aplicación de su procedimiento que tituló "La enseñanza de siete años de facoérisis" en la revista La Medicina Íbera. En realidad la técnica se difundió pronto por todo el mundo siendo utilizada en todos los quirófanos oftalmológicos.

En 1929 y 1939 presidió la Societat Catalana d'Oftalmologia. En 1933 la Universidad lo nombró profesor libre de la Facultad de Medicina. Finalizada la guerra civil organizó y también dirigió el Dispensario Oftalmológico de la Creu Roja de Barcelona, hasta 1942.

En 1939 fundó la Clínica Barraquer, una clínica privada que contaba ya en sus inicios con 100 camas y laboratorios para investigar; estaba equipada con los instrumentos más modernos. También hubo espacio para atender casos de beneficencia. En 1947, junto con su esposa, fundó el Instituto Barraquer, dedicado fundamentalmente a la docencia, investigación, así como a la difusión de nuevos tratamientos. Tenía su revista propia, los Anales del Instituto Barraquer. A este centro acudían médicos de todo el mundo atraídos por el prestigio de su fundador. En 1973 se fundían la clínica y el instituto en el Centre d'Oftalmologia Barraquer.

Barraquer se casó en 1910 con Josefa Moner y tuvo 7 hijos, dos de los cuales siguieron los pasos de su padre en el terreno de la oftalmología. Sentía una fuerte atracción por los animales; tanto que llegó a tener un pequeño zoológico en el jardín de su casa Torre Vilana en la Bonanova y, más tarde, en la avenida Pearson. Este hecho explica, quizás, su gran fascinación por los espectáculos de circo a los que acudía con cierta frecuencia. Otra de sus aficiones fue la decoración, que pudo desarrollar en el diseño de su clínica.

Ignasi Barraquer murió en Barcelona el 13 de mayo de 1965 tras una larga afección hepática. Dejó dicho que le extrajesen las córneas para trasplantarlas, voluntad que llevó a cabo su hijo Joaquín.

José L. Fresquet Febrer. Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación (Universitat de València -CSIC). Septiembre 2002.

Bibliografía

—--Calbet, J.M.; Corbella, J. Diccionari biogràfic de metges catalans. 3 vols., Barcelona, Patronat Fund. J. Vives Casanova, 1981.
—--Casassas O. Diccionari Enciclopèdic de Medicina. Barcelona: Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya i Balears, Enciclopèdia Catalana, 1990; 510, 580.
—--Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana. Apèndix 1. Barcelona: Espasa Calpe S.A., editores. 1930; 1344-1345.
—--Pedro Pons A. Ignacio Barraquer. El hombre y su obra. Medicina e Historia 1968 juliol; XLVI: 1-14.
—--Vilalta Codina R. Personalitats de la Medicina Catalana. Profesor Dr. Ignacio Barraquer y Barraquer. Guia dels Serveis Mèdics i Farmacèutics de Barcelona 1983; 4(13): 5-8, 53-56.

Véase también:
—--Sobre la dinastía Barraquer la página we del Centro de Oftalmología Barraquer contiene una breve historia (http://www.co-barraquer.es/esp/saga.htm)
-—--Chirurgie de la cataracte par le Pr Barraquer vers 1915 (http://www.snof.org/histoire/barraquer.html). Página web del Syndicat National des Ophtalmologistes de France.

Selección de obras de Ignasi Barraquer

Barraquer I. Extracción ideal de la catarata (Nota presentada en las Reales Academias de Medicina y Cirugía de Madrid y Barcelona). España Oftalmológica, Revista de Clínica y Terapéutica Ocular 1917 Mayo; 2 (4): 81-83.

Barraquer, I. Un procédé d'extrême douceur pour l'extraction "in toto" de la cataracte. Clin Ophtal, 1917, 22: 328-33.

Barraquer I. Crítica de los métodos modernos de extracción de la catarata y Sobre mil facoérisis, proyecciones cinematográficas. Ponencia y comunicación presentadas al Primer Congreso Nacional de Medicina. Extraído de El Siglo Médico. Madrid: Imprenta del Sucesor de Enrique Teodoro, 1920.

Barraquer I. Facoérisis. Comunicación presentada al Congreso Internacional de Oftalmología de Washington, celebrado en mayo de 1922. La Medicina Íbera, núm 239, 3 de junio de 1922.

Barraquer I. La enseñanza de siete años de facoérisis. La Medicina Íbera, núm 304, 1 de septiembre de 1923. Reproducido también en: Facoérisis. Libro Homenaje al Profesor Barraquer en sus bodas de oro. Barcelona: Editorial Barna, S.A., 1952: 79-84.

Erisífaco Barraquer para la extracción in toto de la catarata por medio de una ventosa a vacío vibratorio y manera de practicar la operación sirviéndose de este aparato. Figueras: Tipografía de los Laboratorios del Norte de España, 1921.