historia de la medicina - biografías

 
hi

Antoine Joseph Jobert de Lamballe (1799-1869)

La cirugía del periodo romántico supuso un periodo de consolidación y de desarrollo de lo logrado durante la Ilustración. Los cirujanos ya no eran empíricos sino que se formaban en centros docentes que llegaron, incluso, a tener más prestigio que las facultades de medicina. A lo largo de la primera mitad del siglo XIX se unificaron las titulaciones para internistas y cirujanos. La cirugía se apoyaba de forma sólida en la anatomía topográfica y también se continuó la labor de John Hunter (1728-1793) de constituir una patología quirúrgica fundamentada en la anatomía patológica y la investigación experimental. La obra de Jobert podría ser un excelente ejemplo de lo dicho. Pertenece a la generación que siguió a la de Guillaume Dupuytren (1777-1835) y contribuyó a difundir el uso de la anestesia. A Jobert se le deben el tratamiento de las fístulas vesicovaginales por oclusión autoplástica y el procedimiento de sutura del intestino seccionado por invaginación del extremo superior en el inferior.

Antoine Joseph Jobert de Lamballe

Nació el 17 de diciembre de 1799 en Matignon, Côtes du Nord. Su padre, Antoine, era originario de Saint-Amand dans le Cher, viejo soldado del regimiento de Berry que después ejerció la profesión de sombrerero. Su madre era Aimée Françoise Sauneuf. Tuvo ocho hermanos y vivían prácticamente en la miseria. Su temprana inteligencia llamó la atención de Micault de Souleville, un excanónigo de espíritu ilustrado que le acogió en su casa y le enseñó griego y latín. También le legó la suma de 6.000 francos para que estudiara medicina. Quien se encargó de guiarlo y de enseñarle las primeras nociones de la profesión fue el joven médico Bedel. Obtuvo el grado de bachiller, que era obligatorio en Francia desde 1808.

En 1819 se trasladó a Paris. Los herederos del canónigo interpusieron una demanda por la herencia y, a pesar de que no prosperó, la suma inicial quedó reducida a 4.700 francos. En el Hospital de San Luis aprendió el método anatomoclínico. Fue bien acogido por Anthelme Balthazar Richerand (1779-1840) y su ayudante Jules Germain Cloquet (1790-1883). Había en esos momentos un nuevo espíritu en el terreno de la cirugía. Se concedía a la anatomía una extraordinaria importancia, igual que a la autopsia y al estudio de las lesiones. Se reglaron numerosas operaciones y creció la habilidad manual de los cirujanos. En un momento de optimismo J.N. Marjolin llegaba a afirmar entonces que la cirugía “había llegado hasta el punto de no tener ya nada que adquirir”, lo que desde la perspectiva actual nos llama poderosamente la atención. Muchos alumnos, entre ellos Jobert, ganaron el título de “anciens élèves de l’École Pratique, indispensable para ser ayudante, para dedicarse a ser prosector y para seguir la carrera quirúrgica hospitalaria. Hizo amigos como Pierre Louis Cazenave (1795-1877) quien le cedió su habitación de interno cuando se quedó sin pensión.

En 1821 fue nombrado interno de segunda clase. El internado duraba cuatro años, dos obligatorios y dos más si se autorizaba. En 1823 en el Hospital Saint-Louis experimentó unas suturas intestinales en animales. Su memoria sobre las heridas y las suturas del canal intestinal le valió en 1828 el premio de la Academia de Ciencias (Mémoire sur les plaies du canal intestinal, 1826). Se conoce con el nombre de “sutura de Jobert” a la variedad de sutura interrumpida aplicada a las secciones intestinales después de la invaginación de los extremos seccionados del intestino. En 1829 publicó Traité théorique et pratique des maladies chirurgicales du canal intestinal.

La crisis política que sufría Francia se agravó con el asesinato del heredero al trono, el duque de Berry, en 1820. Se impusieron medidas excepcionales de represión y se aceleró el proceso de polarización entre los ultramonárquicos y los liberales, entre los nobles y los que no lo eran pero pertenecían a la élite. Esta tensión se intensificó después de la subida al trono de Carlos X en septiembre de 1824. Éste tenía una concepción de los derechos y responsabilidades que apenas resultaba compatible con la monarquía constitucional.

En 1823 la hostilidad de los estudiantes por la creciente influencia de la iglesia en la universidad, significó la expulsión de once profesores opuestos al rey, la amenaza de cierre y la creación de treinta y seis agregadurías en tres secciones: medicina, cirugía y ciencias accesorias como la anatomía. La oportunidad de Jobert se precipitó: ayudante de anatomía, prosector, doctor y profesor agregado, en poco tiempo.

En 1828 obtuvo el grado de doctor con el trabajo Hémorroïdes et quelques observations y en 1829 la agregación con la tesis Amputationis artuum diversas methodos exponere ac inter se comparare. Su segunda tesis de agregación  se tituló De ingestionum et excretionum organis physiologice indagatis; de ingestis et excretis chemice illustratis (Paris, 1829).

Malas cosechas, subida de precios de los alimentos, salarios bajos y miseria se sumaron a la crisis. Dos elecciones sucesivas celebradas en 1830 restituyeron las mayorías hostiles al gobierno, pero el rey no llegó a reconocerlas. Los miembros de la élite social y política se vieron forzados a elegir entre “libertad” y monarquía borbónica. La administración monárquica se vino prácticamente abajo. El 31 de julio el rey aceptó el nombramiento del duque de Orleáns como teniente general del reino, con la esperanza de salvar algo del desastre. Fue insuficiente. El 30 de julio se ofreció el trono al duque de Orleáns con la condición de que aceptara respetar los principios de la monarquía constitucional.

En  octubre de 1830 Jobert se casó con la joven de 19 años Marie Eugénie Lavallée, salida del convento, de la que se separó muy pronto. Le quedó una profunda huella que hizo que tendiera a la soledad afectiva y social, a pesar de que tuvo un buen número de amigos que le fueron siempre fieles. Su carácter, con el tiempo, se endureció. Su poca elocuencia, sus orígenes, las continuas intrigas con los compañeros de profesión y las críticas colaboraron también a crear esa imagen de ese hombre solitario y amargado que le persiguió a lo largo de su vida.

En 1831 recibió la condecoración de caballero de la Legión de Honor y fue nombrado consultor de Louis Philippe. En 1831 fue nombrado cirujano del hospital de San Luis, asistente de Anthelme Balthazar Richerand (1779-1840). En 1833 Jobert publicó su tratado sobre las heridas por arma de fuego (Plaies d'armes à feu, mémoire sur la cautérisation et description d'un speculum à bascule) basado en la observación de seiscientos heridos de miembros superiores e inferiores, esófago, tórax y abdomen. Adjuntó un capítulo sobre un espéculo basculante y sobre la cauterización del cuello de útero.

Posiblemente el periodo en el que trabajó en Saint-Louis, de 1832 a 1849, fue científicamente el más fecundo. Practicó la cirugía, publicó, viajó e investigó. Su estudio sobre el sistema nervioso central (Études sur le système nerveux ) data de 1838 y refleja su apertura de espíritu, su gusto por la experimentación animal y la fisiología de Magendie, y su alejamiento de todo lo que “oliera a sistema”.

A Jobert se le considera como el padre o el renovador de la cirugía plástica moderna. Su Traité de chirurgie plastique en dos volúmenes y un atlas de 18 planchas, fechado en 1849, consagró su éxito en la curación de las fístulas vésico-vaginales que hasta entonces se consideraban como incurables. Esto le valió una gran reputación en Francia y en Europa. Se conoce como “operación de Jobert” la oclusión autoplástica de una fístula vesicovaginal.

Fue de los primeros en introducir la anestesia general por éter. Un estudiante posgraduado americano en París, Willis Fisher, contactó con Velpeau para ensayar la anestesia en su servicio; no lo consiguió. Se encaminó, entonces, al Hospital de San Luis. Allí se practicó en la persona de un carretero de 59 años que presentaba un cáncer en el labio inferior.

El 2 de febrero de 1847 Jobert presentó a la Academia de medicina varios casos con los métodos, resultados e indicaciones.  Malgaigne –temible como orador- del equipo de Jobert, se había precipitado en presentar a la Academia de Ciencias cinco ensayos con anestesia entre los que había varios fracasos. Hubo fuertes discusiones entre los partidarios de la anestesia y los detractores de la misma como Velpeau, Magendie y Orfila. Magendie, por ejemplo, puso en duda la “moralidad de la anestesia general, señalando que “… Ce que je vois de plus certain dans tout cela, c’est que les chirurgiens font des éxperiences humaines sans savoir ce qu’elles produiront, ni quels sont les résultats qu’ils obtiendront. Cette conduite n’a peut-être pas toute la moralité désirable…” Después Jobert realizó un estudio experimental con animales describiendo las tres fases y los accidentes de la anestesia con éter y cloroformo, estudio que más tarde desarrollaría Flourens.

Jobert también ejerció la medicina privada. El sueldo del hospital era bajo y abrió una consulta para la burguesía tres veces por semana. Dedicaba las tardes para leer, escribir, preparar publicaciones, conferencias e intervenciones en las academias. Se dijo en su época que murió inmensamente rico y que en su casa se descubrieron cajas llenas de billetes, de oro y joyas.

El 22 de febrero de 1848 una multitud de estudiantes y trabajadores se concentró en la Magdalena y la Plaza de la Concordia, produciéndose momentos de gran violencia cuando la policía trató de dispersarlos. Al día siguiente la Guardia Nacional, adscrita a la clase media, dejó claro su apoyo a la reforma y su distanciamiento  respecto a un régimen que parecía representar sólo los intereses de las clases altas. Las barricadas seguían creciendo por todo París. El régimen perdió el apoyo incluso de sus simpatizantes en un momento de crisis social y económica. Se formó un gobierno por conocidos políticos republicanos y periodistas. La II República iba a producir un profundo impacto en la vida política. Surgirían nuevas concepciones de la sociedad y de la política.

En estos acontecimientos de 1848 Jobert estuvo operando treinta y seis horas seguidas con la ayuda de Alfred Richet (1816-1891). En 1853 fue nombrado cirujano del Hôtel-Dieu. Tras la muerte de Philibert Joseph Roux (1780-1854) fue nombrado, sin concurso, profesor de clínica quirúrgica. Stanislas Laugier (1799-1872) ocupó la vacante de Dupuytren, pero a Jobert se le permitió continuar. Coincidieron, pues, dos profesores de clínica quirúrgica; uno se encargaba del semestre de verano, y el otro del de invierno. Tras la muerte de Jobert, la segunda cátedra fue suprimida. Con el tiempo la higiene en los hospitales había mejorado pero la infección postoperatoria, la infección puerperal, el tétanos y el cólera seguían siendo responsables de una alta mortalidad. Sesenta por cien tras una amputación de muslo, el cien por cien tras una histerectomía.

A comienzos de la década de los cincuenta, la situación política estaba otra vez en tensión. Bonaparte estaba decidido a no entregar el poder sin cumplir antes lo que consideraba su misión histórica: la regeneración de Francia. Como jefe del ejecutivo estaba en una buena posición para organizar un golpe el 2 de diciembre de 1851 dirigido contra los monárquicos con representación en la Asamblea Nacional y contra los republicanos radicales. Hubo una masacre dos días después. Napoleón III asumió el poder. Finalizaba así el largo periodo de crisis que había comenzado en 1846.

Jobert siguió siendo el cirujano “de moda” todavía durante quince años. Su actividad científica, sin embargo, comenzó a disminuir. Fue presidente de la Academia de medicina en 1855, en la que había ingresado en 1840, y miembro de la Academia de Ciencias en 1856 en sustitución de François Magendie. También recibió distinciones de Holanda, España, Grecia, Brasil, etc.

En 1862 fue miembro del Conseil d’hygiène publique de la Seine quien recomendó a Haussmann los grandes trabajos de reforma de la ciudad. En 1852 fue hecho Commandeur de la Legión d’Honneur y nombrado por su reputación Chirurgien Ordinaire del Emperador con Hippolyte Larrey. Se le autorizó a llevar el nombre de Lamballe junto a su apellido. Acompañó en 1858 a la corte durante un largo viaje por la Bretaña. Se hizo una parada en Lamballe donde se condecoró a su primer maestro Bedel.

Jobert  contrajo la sífilis según dice por una herida que se produjo al operar un tumor a una mujer. En 1859 en una carta que escribió a Bedel le describía los síntomas típicos del segundo periodo. Vino después el tercer periodo con deterioro progresivo de la memoria, fases de delirio, de depresión y, finalmente, una meningo-encefalitis difusa. En 1866 se jubiló y fue internado en la Maison du docteur Blanche para los alienados mentales, donde fue cuidado por sus discípulos. Murió el 19 de abril de 1967. El día 26 se realizó un gradioso funeral con delegaciones de la casa del Emperador, de la Facultad, de las academias, y con la asistencia de gran número de estudiantes.

Fue miembro de la Société anatomique, de la Société de Biologie y de la Médico-pratique. Formó parte del grupo de veintisiete miembros fundadores de la Association Générale des Médecins de France. También fue miembro del Consejo general de Côtes du Nord.

Como hemos dicho, fue miembro de la Academia de medicina, sección de patología quirúrgica, desde 1841, y  miembro de la Academia de ciencias desde 1856. Ostentó los títulos de Officer de l’Instruction publique (1860), y Commandeur de la Légiond’honneur.

Aparte de los reseñados, también se utilizan otros epónimos con el nombre de Jobert: signo de Jobert: presencia de gas en la cara superior del hígado en la perforación gástrica libre, con desaparición de la matidez hepática; y fosa de Jobert, que es el hueco poplíteo.

José L. Fresquet (Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación. Universidad de Valencia - CSIC). Diciembre, 2005.

Bibliografía

—Biographisches Lexikon der hervorragenden Ärzte aller Zeiten und Völker. Berlin, Urban & Schwarzenberg, 1931, vol. 3, pp. 433-435.
—Dechambre, A. (Dir.). Richerand, Anthelme-Balthasar, En: Dictionnaire Encyclopédique des Sciences Médicales. Paris, G. Masson-Asselin, 1877, vol. 5, pp. 21-24.
—Dechambre, A. (Dir.). Jobert de Lamballe, Antoine-Joseph, En: Dictionnaire Encyclopédique des Sciences Médicales. Paris, G. Masson-Asselin, 11889, vol. 16, pp. 703-704.
—Fitzpatrick, C.; Elkins, T.E. Plastic surgical techniques in the repair of vesicovaginal fistulas: A review. International Urogynecology Journal, 1993; 4 (5): 287-295.
—Guivarch, M. Antoine Joseph Jobert de Lamballe (1799-1867). Chirurgie, 1999; 124 (1): 87-94.
—Huguet, F. Les professeurs de la Faculté de médecine de Paris. Dictionnaire biographique 1794-1939. Paris, Institut National de Recherche Pédagogique – Éditions du CNRS, 1991.
—Nockemann, P. F. Die Invaginationsoperation von Ramdohr und ihre Bedeutung für die Entwicklung der Intestinalnaht. Der Chirurg, 2000; 71 (10), 1296 - 1300.
—Richet, A. Éloge de M. le professeur Jobert (de Lamballe), prononcé à la Faculté de médecine le 14 avril 1868, par... Union médicale, 1868: 3e série, 6, 250-265.
—Rochart, J. Histoire de la Chirurgie Française au XIXe siècle. Paris, J.-B. Baillière et fils, 1875.
—Rossignon, MD Arrivée de l’Ether en France de Boston à la communication de Malgaigne.Département d’Anesthésie- Réanimation. Hôpital de la Pitié- Salpêtrière - PARIS. (http://www.char-fr.net/docs/textes/arrivee.html). Consultado en diciembre de 2005.

Obras de Jaccoud

Mémoire sur les plaies du canal intestinal. Paris, Villeret et cie, 1826.

Traité théorique et pratique des maladies chirurgicales du canal intestinal. 2 vols., Paris, Mme. Auger-Méquignon, 1829.

Traité théorique et pratique des maladies chirurgicales du canal intestinal. 2 vols., Paris, Mme Auger-Méquignon, 1829.

Amputationis artuum diversas metodos exponere ac inter se comparare. Paris, Dondey-Dupré, 1830.
Plaies d'armes à feu, mémoire sur la cautérisation et description d'un speculum à bascule. Paris, Béchet, 1833.

Études sur le système nerveux. 2 vols. Paris, A. Devénois, 1838.

Traité de chirurgie plastique. 2 vols., y atlas de 18 planches gravées et coloriées. Paris, J.B. Baillière, 1849.

Traité des fistules vésico-utérines, vésico-utero-vaginales, entéro-vaginales, recto-vaginales. Paris,  J.-B. Baillière, 1852

Considérations anatomiques et thérapeutiques sur les fistules vésico-vaginales (autoplastie par glissement). Memoires des savants etrangers, 1856.

De la réunion en chirurgie. Paris, J.B. Baillère, 1864.

Comptes rendus de l’Académie des sciences

Recherches sur la disposition des nerfs de l’utérus…, 1841.

Recherches anatomiques sur l’organe électrique de la torpille, 1844.

De la régénération des tissus dans l’homme et les animaux, 1848.

Réflexions sur l’anatomie pathologique et la thérapeutique des fistules urinaires urétrales chez l’homme (1846)

Sur les fistules recto-vaginales et leur traitement autoplastique, 1850

Des fistules vésico-utérines et vésico-utérines vaginales, 1850.

Recherches sur les corps étrangers dans les voies aériennes, 1851.

Considérations sur les appareils électriques de la torpille, du gymnote, 1851.

Observation d’un cas de compression de la partie supérieure de la möelle par l’apophyse odontoïde, 1851.

Des corps étrangers articulaires et en particulier des corps étrangers du genou, 1854.

De l’influence des opérations sur le système nerveux, 1854.

Mémoire sur les propriétés du tissu cicatriciel et l’application de l’autoplastie aux brides, 1856.

Origine du nerf facial au-dessous de l’entrecroisement des pyramides ; explication anatomique de la paralysie croisée de ce nerf, 1856.

Recherches anatomiques sur l’appareil électrique du Malaptérure électrique, 1858.

De la contraction rhythmique musculaire involontaire et de l’action musculaire volontaire, 1859.
De la régénération des tendons, 1861.

Usages et propriétés des tendons, 1861.

Des théories relatives à la régénération et à la cicatrisation des tendons, 1861.

Régénération et réparation des tissus, 1868.

Mémoires de l’Académie de médecine

De la cistocèle vaginale opérée par un procédé nouveau, 1840.

Obs. de la ligature de l’artère carotide primitive, pour obtenir la guérison d’une tumeur érectile de l’orbite, 1841.

De l’excision de la muqueuse dans les sutures intestinales, 1846.

Texto en pdf Texto en pdf