Ciclo de Ross

Ronald Ross (1857-1932)

A partir de las obras de Pasteur y de Koch, que lograron demostrar la acción patógena de determinados organismos microscópicos, creció una nueva disciplina biológica: la microbiología. Surgió también una nueva orientación del pensamiento nosológico: la mentalidad etiopatológica. Durante este periodo se aclararon las causas de muchas enfermedades infecciosas y, entre éstas, la del paludismo. Tres nombres, sobre todo, se suelen asociar a esta empresa: Laveran, King y Ross, aunque intervinieron otros muchos. Este último -Ross- demostró plenamente que el Anopheles es el huésped intermedio del parásito, observando el ciclo vital de éste en el interior del mosquito.

Ronald Ross nació en Almora, Nepal, el 13 de mayo de 1857. Su padre era C.C.G. Ross, general de la armada inglesa con destino en la India. Su madre era la mayor de diez hermanos. Diez años después, en 1867, fue a Inglaterra para iniciar su educación. Al principio se aficionó por la literatura y el arte y hubiera seguido este camino a no ser que su padre le obligó a estudiar medicina. Entre 1874 y 1879 lo hizo en el St. Bartolomew's Hospital Medical School. Según afirmó después en sus escritos, se dedicó más a conocer la vida social y cultural de Londres que a estudiar.

En 1879 realizó sus exámenes (MRCS), pero no superó el de la Society of Apothecaries. Aunque para ingresar en la Indian Medical Service sólo hacía falta una cualificación quirúrgica, decidió esperar y volver a presentarse. Mientras tanto estuvo como cirujano en una línea marítima y durante sus viajes estudiaba y recogía materiales para su primera novela. En 1881 realizó de nuevo los exámenes. No obtuvo suficiente puntuación para escoger las mejores plazas, las de Bengala, y optó por una de la zona o distrito de Madrás.

En la India estuvo ejerciendo como médico en Burma y también en las Islas Andaman. Llevaba la vida típica de un oficial médico: golf, tiro, pesca, lectura, etc. a lo que se unía poco interés en la medicina. Durante estos años escribió su primera novela (The Child of Ocean), que se publicó en 1889, y profundizó en matemáticas, disciplina que le fascinaba desde muy joven y que después le sería de gran utilidad.

En 1888 obtuvo su primera licencia y volvió a Inglatera desenbarcando el los puertos adecuados para conocer Italia, Suiza y Francia. En Londres decidió encauzar su vida profesional. A lo largo de la última década la bacteriología había madurado bastante. Decidió obtener el entonces recién instaurado diploma de salud pública que se impartía en el Royal College of Physicians and surgeons, y también estudió bacteriología con E.E. Klein en el St. Bartholomew's. Durante esta estancia también contrajo matrimonio con Ross Bessie Bloxam. Tuvieron dos hijos, Ronald y Charles, y dos hijas, Dorothy y Sylvia.

Regresó a la India el 1 de agosto de 1889 con su esposa y con un equipo de microscopía y de microbiología. La actividad que desplegó a lo largo del lustro siguiente estuvo mucho más centrada. Continuó su formación matemática, siguió escribiendo y publicó algunos trabajos en revistas médicas de la zona. Investigó sin éxito la malaria. Laveran proporcionó hacia 1877 la primera prueba de que los insectos podían ser portadores de la enfermedad.

Durante su segunda licencia, Sir Patrick Manson (1844-1922), fundador de la London School of Tropical Medicine, le mostró en Londres en 1894 las primeras preparaciones que confirmaban el descubrimiento de Laveran. Esa hipótesis también fue lanzada por Albert Freeman Africanus King (1841-1915). Animado por Manson, Ross se dedicó de lleno a resolver uno de los problemas más importantes entonces: la transmisión de la malaria.

Al principio el trabajo se vio interrumpido por una epidemia de cólera que se había declarado en Bangalore. Esto lo mantuvo ocupado entre septiembre de 1895 y marzo de 1897. Pensó que la malaría podía producirse a consecuencia de la picadura del mosquito. En 1897 publicó en el British Medical Journal el trabajo "On some peculiar pigmented cells found in two mosquitoes fed on malariated blood", donde expuso sus iniciales convicciones sobre el papel del mosquito Anopheles en la trasnmisión de la enfermedad. Las investigaciones orientadas al conocimiento del agente causal del paludismo tienen su comienzo en el descubrimiento del germen que provoca la dolencia: el haemamoeba laverani (1880) por Laveran, médico militar francés que estaba destinado en Argelia. Mientras varios investigadores italianos confirmaban el hallazgo, Ross se centró, como hemos dicho, en el problema no resuelto de la transmisión del parásito. Durante su estancia en la India, el 20 de agosto de 1897 observó en la superficie del estómago de un mosquito Anopheles, que había absorbido sangre de enfermo de malaria, unos cuerpecillos cistiformes pigmentados; relacionó de forma acertada estas formaciones a una fase en el ciclo vital del parásito.

Un año después estuvo en Calcuta estudiando el kala-azar, que entonces se consideraba una forma crónica de malaria. Se dedicó a estudiar la enfermedad provocada en pájaros por el proteosoma, parásito que estaba estrechamente relacionado con el Plasmodium, sugerencia que le hizo Manson. Descubrió los esporozoitos, procedentes del oocisto ya roto, en la glándula salival de un mosquito Culex que previamente había picado a pájaros enfermos de malaria. Sucedía esto el 4 de julio de 1898. La Royal Society mandó a C.W. Daniels a la India para que trabajara con Ross. Casi al mismo tiempo Mascianelli y Giovanni Battista Grassi (1854-1925), basándose en los trabajos de Ross, observaron el ciclo completo del Plasmodium falciparum y el del Plasmodium malariae en el mosquito (1899). Por su lado, Giuseppe Bastianelli (1862-1959) y Amico Bignami (1862-1919) realizaron idéntica comprobación con el Plasmodium vivax. Bastianelli envió mosquitos Anopheles infectados a Londres en 1900. Manson confirmó con ellos las conclusiones a las que había llegado Ross en 1899 y que también apoyaban los trabajos de los malariólogos italianos. Ross abandonaba la India en 1899 definitivamente; sólo regresó en dos ocasiones.

En Sierra Leona Ross hizo las determinaciones finales en su teoría. Sus hallazgos fueron fundamentales en el terreno científico y significaban un paso adelante en la lucha efectiva contra una dolencia endémica en amplias zonas geográficas. Se le concedió el premio Nobel en 1902.

Al trabajo antes mencionado, debemos añadir el titulado "The role of the mosquito in the evolution of the malarial parasite" (Lancet, 1898) y su comunicación a la British Medical Association, hecha en julio de 1898, y que publicó el British Medical Journal en 1899. Posteriores son las Memorias que relatan sus viajes a Sierra Leona y Suez, publicadas en Liverpool en 1900 y 1903 respectivamente, y su libro, editado en Londres en 1910, The prevention of malaria.

En 1901 Ross fue elegido Fellow del Royal College of Surgeons de Inglaterra así como de la Royal Society. De ésta última fue vicepresidente desde 1911 a 1913. En 1902 fue nombrado “companion” del Most Honourable Order of Bath por el rey de Inglaterra y en 1911 promovido a Knight Commander, de la misma.

En 1902, para conmemorar los servicios que rindió Sir Alfred Jones a la escuela de medicina tropical, se instituyó una cátedra de medicina tropical. Ross fue contratado como profesor ese mismo año, cargo que abandonó en 1912 al dejar la ciudad de Liverpool, cuando pasó a desempeñar la dirección del servicio de enfermedades tropicales del King's College Hospital, de Londres. También se ocupó de la cátedra de Tropical Sanitation in Liverpool. Mantuvo estos puestos hasta 1917 cuando fue nombrado consultor de malariología de la Oficina de guerra en directa relación con los problemas epidémicos que sufrían los soldados. Fue reconocida su labor con la elevación al rango de Knight Commander, St Michael y St. George. Después fue contratado como consultor o asesor de los mismos temas en el ministerio (Ministry of Pensions).

En el tema del paludismo las contribuciones de Ross fueron más allá de lo reseñado. Trabajó en el inicio de medidas preventivas contra la malaria en diferentes países. Estudió de manera minuciosa la situación de la enfermedad en el oeste de África, en el Canal de Suez, en Grecia, Mauritania, Chipre y en las zonas afectadas por la primera gran guerra (1914-1918). Hay que mencionar de forma destacada los modelos matemáticos que utilizó para los estudios epidemiológicos que comenzó a utilizar en el informe sobre la situación de Mauritania, y con los que elaboró su obra The Prevention of Malaria (1910) y otros trabajos que publicó la Royal Society en 1915 y 1916.

En 1926 se fundó en su honor el Ross Institute and Hospital for Tropical Diseases and Hygiene en Putney, y aceptó ser su director hasta que le sobrevino la muerte el 16 de septiembre de 1932, un año después del fallecimiento de su mujer.

Recibió honores en vida, como el ya mencionado Premio Nobel, y el nombramiento de miembro honorario de muchas academias científicas europeas así como de otros continentes. El estudio de la correspondencia entre Ross y Manson en los últimos años ha puesto de manifiesto aspectos que no se habían tenido en cuenta. Entre estos la buena relación y sintonía que existía entre Ross y Manson, que fue enfriándose con el tiempo, el hecho de que Ross no estuviera demasiado contento con el Nobel y con sus plazas de Liverpool, ya que deseaba más estar en Londres, la capital del Imperio, así como las disputas que se produjron en cuanto a la primacía de los hallazgos entre Koch, los científicos italizanos y Ross. De alguna manera se ha menospreciado la influencia que tuvo Manson sobre los trabajos de Ross. Si éste en un principio lo reconoció como su gran valedor, a partir de finales de siglo cambió su nombre por el de Laveran.

Hablamos de "ciclo de Ross" para referirnos a los periodos en la vida de Plasmodium malariae, que transcurren en la sangre humana o en el mosquito respectivamente.

José L. Fresquet. Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación (Universidad de Valencia - Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

Bibliografía
-Cook GC. Ronald Ross (1857-1932): 100 uears since demosntration of mosquito transmission of Plasmodium spp-- on 2o August 1897. Trans R. Soc Trop Med Hyg, 1997 Jul-Aug; 91 (4): 487-8.
-Bynum, W.F. Ronald Ross and the malaria-mosquito cycle. Parassitologia. 1999 Sep; 41(1-3): 49-52.
-Carmichael, S.W. Abraham Colles (1773-1843). Clinical Anatomy 14: 387-388, 2001.
-Chernin, E. Sir Ronald Ross. Malaria and the Rewards of Research. Medical History, 1988, 32, 119-141.
-Dewhurst, K. Cirugía de la Ilustración. En : Laín, P. (dir). Historia Universal de la Medicina. Barcelona , Salvat, vol. 5, pp. 119-125, 1973.
-Fallon,M. Abraham Colles of Dublin and EEdimburgh. J.R. Coll. Surg Edim., 21:378-382, 1976.
-Granjel, L.S. Sir Ronald Ross. Premios Nobel de Medicina. (sa).
-Guillemin, J. Coosing Scientific Patrimony: Sir Ronald Ross, Alphonse Laveran, and the Mosquito-Vector Hypothesis for Malaria. Journal of the History of Medicine and allied Sciences, 2002, 57, 385-409.
-Laín Entralgo, P. Historia de la medicina moderna y contemporánea. 2ª ed., Barcelona, Interamericana, 1963.
-Nye, E.R.; Gibson, M.E. Ronald Ross: Malariologist and Plymath. A Biography. Basingstoke, England, MacMillan, 1997.
-Peltier, L.F. Fractures of the distal end of the radius. An historical account. Clin Orthop 187: 18-22.

Obras de Ronald Ross

 


| Home | |Lista de epónimos |