Amalio Gimeno, Inocente Paulí y Jaume Ferran en el despacho de éste en Tortosa. (Biblioteca y Museo Historicomédicos. Universitat de València).

(Derecha) Amalio Gimeno Cabañas, entonces catedrático de terapéutica de la Universidad de Valencia
(Biblioteca y Museo Historicomédicos. Universitat de València)

 

Amalio Gimeno y Pascual Garín visitan a Ferran
Gimeno y Garín se dirigieron a Tortosa para visitar a Jaume Ferran, que entonces estaba trabajando sobre el cólera y en una vacuna para prevenirlo. En el transcurso de la visita se inocularon con la vacuna anticolérica que Ferran acababa de experimentar.
Poco después, Gimeno publicó en la revista médica La Crónica médica, un artículo en el que defendía el valor profiláctico de la vacuna Ferran. A petición suya el Instituto Médico Valenciano dirigió una carta de felicitación al médico catalán.
Amalio Gimeno y Manuel Candela (catedrático de obstetricia) escribieron a Louis Pasteur preguntándole sobre la conducta a seguir en personas expuestas al contagio colérico. Pasteur contestó con fecha 19 de septiembre de 1885.

[-] Inicio [+]